Médico especialista en Ginecología y Obstetricia con subespecialidad en Medicina y Cirugía Fetal. Actividad pública y privada.
958 139 892

info@franciscamolina.es

Calle Rey Abu Said, Nº10. 18006, Granada

Arriba
Francisca Molina junto a una compañera

Bebés operados antes de nacer (Noticia en Ideal Granada)

La unidad de cirugía fetal del Clínico es referencia en todo el Sur de España y hasta ella llegan embarazadas de Murcia, Canarias, de Castilla la Mancha y del área oriental de Andalucía para operarse en plena gestación y resolver problemas que de otra manera harían inviable la vida del feto.

El día anterior de realizar esta información, los doctores de esa área intervinieron a una mujer derivada de Córdoba con una gestación múltiple en la que uno de los dos bebés carecía de cerebro. En ese caso se detuvo la vida del feto enfermo y se desliaron los cordones umbilicales para garantizar el buen desarrollo del sano. La cosa se resolvió de una manera tan novedosa que esa cirugía -a una andaluza de 18 semanas de gestación- se ha publicado en revistas especializadas del mundo.

Según cuenta la ginecóloga Francisca Molina, sus pacientes son mujeres que han descubierto en el embarazo que sus hijos traen alguna malformación a través de los controles rutinarios y llegan así a este departamento especializado en el abordaje de esas patologías. En las dependencias realizan unas 200 ecografías al mes y los seguimientos de los casos. Y si la patología es intervenible intraútero se procede a ello. Esto último ocurre alrededor de dos o tres veces al mes. Unas 33 embarazadas pasan cada año por quirófano para que se opere a los no nacidos.

Con un análisis de sangre de la madre se puede conocer el ADN del bebé con un 99% de fiabilidad

La última esperanza

Del total, hacemos unas 24 cirugías fetales al año en las situaciones de gemelos idénticos que comparten placenta. En esos casos se descompensa su desarrollo porque puede estar pasando sangre de uno a otro y uno moriría por demasiada sangre y otro se quedaría sin flujo. Se evita el fracaso porque se separa la placenta para que cada uno tenga la suya y vivan los dos. De no operar, los bebés se morirían, pero si intervienes tienes un 75% de probabilidad de que se salven los dos y un 80% de que lo haga uno», explica Francisca Molina, responsable del área. «Suelen ser mujeres que llegan tras dar muchas vueltas y tras habérsele invitado a abortar, por lo que en el fondo se sienten aliviadas y si todo va bien te mandan fotos de los críos todos los años y se hacen devotas de la unidad», comenta la doctora, quien generalmente opera junto a su equipo desde las 18 a las 26 semanas de gestación…

Seguir leyendo la noticia en Ideal


Share
6 Comments
Add Comment
Name*
Email*
Website